El estudio Fuerza Laboral de la Gran Minería Chilena 2015- 2024 es una iniciativa del Consejo de Competencias Mineras (CCM) y tiene por finalidad identificar las principales brechas de capital humano que enfrenta la industria minera en los siguientes años, dado los desafíos que presentan los proyectos en su cartera de inversiones, así como por tendencias del mercado laboral, formativo y tecnológico. Este estudio se realizó con la información provista por 14 empresas mineras y 18 empresas proveedoras, que aportaron datos sobre sus dotaciones vigentes a junio del 2015, lo que representa el 100% de la fuerza de trabajo de las empresas de la gran minería metálica chilena (47.624 personas) y 21% de las de empresas proveedoras (17.362 personas).

Los análisis del estudio para el sector minero, muestran que ha habido una contracción importante del sector en el último año, y las señales sugieren que esta tendencia seguirá algún tiempo más. Lo anterior tiene múltiples razones (el precio de los commodities, stock de existencias, judicialización de permisos, etc.), que se traducen en un escenario donde las empresas están aplicando un fuerte control de costos en las operaciones, y en un estancamiento de la expansión por proyectos de inversión.

Para la proyección de dotaciones futuras se analizó la cartera de inversiones en proyectos mineros, que incluye iniciativas en estado de factibilidad o ejecución. Esta se ha reducido de 23 a 12 iniciativas desde el año 2012, donde las inversiones de más riesgo han quedado pospuestas hasta contar con mejores condiciones en el mercado global de commodities.

Según las proyecciones de demanda de capital humano realizadas al 2024, el sector necesitará incorporar 30.000 personas, 2.700 más que las estimadas en el estudio anterior. Por primera vez, se proyecta que el potencial retiro de trabajadores por edad tiene mayor peso que la demanda sectorial asociada a proyectos. En definitiva se requerirán 18.400 personas para reemplazar a trabajadores en edad de retiro y 11.600 para cubrir los puestos de trabajo creados por los nuevos proyectos mineros. Se observa que la demanda de capital humano será menor los años 2016 y 2017 y se recuperará a partir del 2018. En este estudio se ha profundizado en los conceptos de “Demanda” y “Brechas” de capital humano, identificando no sólo la demanda cuantitativa de nuevos trabajadores, sino también señalando el descalce de pertinencia entre los perfiles de egreso del mundo formativo y los requerimientos definidos en el Marco de Cualificaciones para la Minería. Asimismo, se ha relevado la importancia de la demanda producto de la rotación sectorial (7% en empresas mineras y 22% en empresas proveedoras) y por último, se han identificado las nuevas demandas por condiciones emergentes de la industria y cómo influirá en las destrezas de los futuros trabajadores.

La composición del sistema de educación superior vinculado a la minería a nivel técnico muestra una alta concentración de matrícula en pocas instituciones (más de 60% en dos de ellas). Asimismo, los programas de Técnico de Nivel Superior muestra un mayor crecimiento de su matrícula (68%) a partir del 2011, mayor a los otros niveles de egreso. El cálculo de la oferta de egresados arroja que la minería chilena dispondrá de 26.000 nuevos egresados durante la siguiente década. No obstante la cifra es menor a la demanda, se señala que el mercado formativo continúa desalineado, generando sobreoferta de egresados en ciertas especialidades y brechas en otras, lo que impactará en las tasas de empleabilidad futura. Este desalineamiento requiere ser abordado por el mundo formativo.

Las brechas de capital humano estimadas en base a la proyección de oferta y al cálculo de demanda, muestran los perfiles que presentarán déficit acumulado al 2024: mantenedor mecánico (5.664); operador de equipos móviles (4.483); operador de equipos fijos (3.404); mantenedor eléctrico (799); supervisor de mantenimiento (1.016) y profesional de mantenimiento (438).

A estas brechas cuantitativas hay que agregar nuevas demandas requeridas por las áreas de recursos humanos de las empresas mineras y proveedoras. Entre ellas, la necesidad que genera la incorporación de más de 20 mil trabajadores a las empresas estudiadas producto de la rotación laboral en el último año, el re entrenamiento producto de la incorporación de tecnologías a los procesos, las referidas a la incorporación de nuevas generaciones de trabajadores y el aumento de proporción femenina en la fuerza laboral minera.

La minería, como sector productivo, está buscando su sustentabilidad a la par de mejorar su productividad. El nuevo ciclo de trabajo que comienza el Consejo de Competencias Mineras, basado en los productos y estándares desarrollados en los últimos cuatro años, tiene como desafío potenciar la usabilidad, la aplicación de los estándares sectoriales en las operaciones mineras y sus proveedores, así como el ajuste de la oferta formativa a las señales cuantitativas y cualitativas comunicadas.

Nota: La demanda por construcción de proyectos mineros no está en este estudio.